Tu Cuerpo Te Avisará Con Estas 5 Señales Si Estás Consumiendo Demasiada Sal

La sal, también conocida como cloruro de sodio, le da sabor al alimento, y también se usa como conservante, aglutinante y estabilizador. El cuerpo humano necesita muy poco sodio (este es el elemento principal que obtenemos de la sal) para llevar a cabo los impulsos nerviosos, contrayendo y relajando los músculos y manteniendo el equilibrio adecuado de agua y minerales. Pero el exceso de sodio en la dieta puede provocar un aumento de la presión arterial, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, cáncer de estómago, problemas renales, osteoporosis y otras enfermedades.

En cuanto al número óptimo que se debe consumir, diferentes estudios dan datos diferentes. Por ejemplo, dicen que la reducción de la ingesta diaria de sal a 5 gramos o menos reduce el riesgo de ataque al corazón en un 23% y el nivel general de las enfermedades cardiovasculares en un 17% en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Dado que la mayoría de los adultos en los EE.UU. están en riesgo de desarrollar enfermedades asociadas con el consumo de sal, los expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública, la Asociación Americana del Corazón y Centro de Investigación de la Universidad de Harvard, han pedido al gobierno de Estados Unidos reducir el límite superior de la tasa de consumo de sal diaria recomendada, especialmente en grupos de riesgo, que incluyen: personas mayores de 50 años; personas con presión arterial alta o ligeramente elevada y personas con diabetes

El hecho es que debes tener en cuenta no solo la sal que agregamos a la sal del salero, sino también la sal, que ya está contenida en alimentos preparados industrialmente como: pan, salchichas, conservas, salsas, etc. Por ejemplo, el 80% del consumo de sal en la Unión Europea recae en los alimentos procesados, como el queso, el pan y las comidas preparadas. Por lo tanto, muchas personas consumen mucha más sal de lo que piensan, y esto afecta negativamente su salud.

5 Señales de tu cuerpo que indican que estás consumiendo demasiada sal

1 – Deseo de ponerle más sal a la comida

Ten en cuenta que el deseo de varios encurtidos y el deseo de salar tus alimentos, puede ser un signo de exceso de sodio en el cuerpo. Analiza tus hábitos alimenticios. Si la comida normal te parece simple, mientras que otros la consideran bastante salada, existe una gran probabilidad de que sufras de exceso de sal. Las sensaciones de falta de sal en el plato son un signo indirecto de aumento de la presión arterial, puede valer la pena controlar la presión arterial.

2 – Sed constante e Hinchazón

Este síntoma es el resultado de una fuerte sed causada por una mayor ingesta de sal. El deseo de beber es tan fuerte que una persona, sin dudarlo, bebe mucho más de lo que su cuerpo necesita. Y esto es muy perjudicial, porque en el fondo del exceso de líquido la persona se hincha el estómago y experimenta una gran incomodidad. Pero lo que es aún más peligroso, el corazón en esta condición comienza a trabajar con mayor carga y, por lo tanto, se desgasta más rápidamente.

La abundancia de sal en el cuerpo interrumpe el equilibrio hidroelectrolítico en el cuerpo, causando una fuerte sed en la persona. Esto se debe a que el sodio “extrae” agua de las células al torrente sanguíneo, y el cerebro, en un esfuerzo por restaurar el nivel de líquido en las células, nos envía una señal de sed.

3 – Dolor de Cabeza

El dolor de cabeza es provocado por una variedad de razones, que van desde la fatiga y el estrés emocional y terminando con los cambios de clima y la insuficiencia hormonal. Pero también puede asociarse con una mayor ingesta de sal. “El exceso de cloruro de sodio conduce a una expansión de los vasos sanguíneos del cerebro y al desarrollo de dolores de cabeza”.

4 – Deseo de orinar constantemente

Cómo estás tomando mucha más agua de la normal, es por esto que aumenta el número de micciones durante el día. Y como lo dije anteriormente, a pesar de las micciones constantes, sigues con edema, hinchazón en el vientre.

Y por lo tanto se forma un ciclo vicioso, orinas más, el cerebro, por el exceso de sal manda la señal de sed para expulsarla, tomas mucha agua, y nuevamente miccionas. Pero como sigues aumentando la ingesta de sal, puede traer problemas de salud como presión arterial alta y cálculos renales.

5 – Tú cerebro se siente perdido

¿Quién sabía que la sal podría incluso afectar tu función cerebral? De acuerdo con un estudio canadiense de 2011 sobre 1,200 adultos más sedentarios, aquellos con dietas altas en sodio tenían una mayor probabilidad de deterioro cognitivo que aquellos con menos sal en sus dietas. Es por eso que puedes tener falta de concentración, y hasta olvidos constantes de cosas sencillas.

Reflexión

Como muestra un estudio reciente, casi todas las personas necesitan reducir el consumo de sal. En los 30 países más grandes del mundo, 429 muertes por 1 millón de adultos son causadas por el consumo excesivo de sal. 

El 84% de las muertes se asocian con una ingesta excesiva de sal, es decir, en una cantidad que excede los 1000 miligramos por día. Además, la mayoría de las muertes se registraron en países de ingresos bajos y medianos.

De los 187 países encuestados, en 181 países en los que vive el 99% de la población mundial, ha habido un exceso de sal recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Y solo los residentes de Kenia consumen sal en las cantidades recomendadas.

Durante la cocción de los alimentos, agrega la menor cantidad de sal posible, intenta reemplazarla con otros condimentos con un sabor agrio o jugo de limón. Para que puedas engañar a tu paladar al ofrecerles algo más en lugar de sal.

Si te gustó esta información, deja tu comentario y comparte con tus familiares y amigos.